Elevados costos en la madera incrementan precios de muebles

Edgar Hernández, encargado de la Distribuidora de Muebles Robert, ubicada en la carretera nacional Magdaleno-Güigue, nos cuenta que los meses con mayor venta son octubre, noviembre, y diciembre, denominados como temporadas altas en la venta de muebles; sin embargo, el mercado es fluctuante aunque se nota una merma por el alza en los costos de la materia prima.

Al respecto, sostiene que en la actualidad existe una problemática referida al elevado costo de la materia prima para elaborar los muebles, especialmente en el precio de la madera tipo samán, cuyo costo oscila entre un millón y 860 mil bolívares el metro cúbico.

Esta situación ha afectado los precios de venta al público, elevando los costos de la elaboración de los muebles. Por ejemplo, el precio de una cama de 100 mil se elevó a 180 mil bolívares, según Hernández.

El alza en los precios de los productos ha generado una disminución del mercado, el cual se ha visto seriamente afectado, registrando bajas en las ventas de muebles, lo que a su vez genera despidos en los talleres y cierre de fábricas de la localidad.

En Magdaleno, la principal actividad económica es la venta artesanal de muebles country, de la cual dependen cerca de 100 mil familias; es decir, que la totalidad del pueblo trabaja directamente la carpintería porque es la principal fuente de empleo de la zona.

A juicio de algunos fabricantes de muebles, el incremento en el costo de la madera obedece principalmente a una desacertada política en cuanto al uso de los recursos madereros, la cual no ha sido coherente con la tala de los bosques, que no están proyectados para su explotación desde el punto de vista de la utilización de la madera.

El sector gubernamental también ha brindado apoyo a los artesanos de esta encantadora localidad, especialmente el Consejo de Desarrollo Tecnológico y de Exportación del estado Aragua (Codet), organismo dependiente del Gobierno de Aragua que tramita la negociación de madera traída de Guarenas y el estado Barinas a menor costo; sin embargo, pese al apoyo gubernamental, los productores no han logrado mitigar la situación.

Hernández refirió que a través de créditos entregados por la organización Empresarios por Venezuela (Empreven) para la ampliación de negocios, y por medio de la asesoría técnica, cursos empresariales y de contabilidad, los pequeños empresarios han alcanzado niveles de exportación.

En este sentido, nos encontramos con la empresa Muebles Alfredo, una de los comercios más grandes de la localidad, instalado hace 10 años. La empresa produce 600 muebles mensuales, cantidad similar a la que producen otros comercios en la zona, lo que da una idea de la cantidad de muebles que se fabrica en este pequeño poblado.

Alfredo Lucena, propietario de esta empresa, refirió que la asistencia recibida por parte de los especialistas del Codet, les ha permitido participar en ruedas de negocios tanto en Venezuela como en República Dominicana, Trinidad, Puerto Rico, Brasil, Argentina, y Colombia, lo cual ha resultado en la exportación de muebles hacia Italia y España, proyectando la calidad de los muebles venezolanos a otros países.

Lucena considera necesario continuar con la asesoría técnica, de manera tal de fomentar la capacitación de los artesanos que desean organizarse en las asociaciones de microempresarios. La mitad del pueblo está agrupada en organizaciones y el 50% trabaja la madera de forma artesanal en el bulevard.

Pero no sólo los artesanos se benefician de la industria de la madera, también los transportistas están organizados en asociaciones para brindar los servicios de traslados de mercancía a todos los estados del país.